6 maneras inteligentes de aumentar tu inmunidad

Muchos expertos describen el sistema inmunológico como un ejército preparado para atacar cada vez que los gérmenes entran en el cuerpo o se produce una lesión. En este artículo vamos a revelarte 6 maneras inteligentes de aumentar tu inmunidad.

Sin embargo, más que un ejército podemos utilizar una mejor metáfora; es como si actuase como la seguridad de un aeropuerto: tu cuerpo monitorea un inmenso flujo de alimentos, sustancias inhaladas y otras partículas que pasan por él, 24 horas al día, 7 días a la semana. La mayoría es totalmente inofensiva, pero de vez en cuando, un villano intenta pasar. 

También te puede interesar; Cómo reforzar el sistema inmune de manera natural

Lo cierto es que proteger el sistema inmune es un trabajo duro, pero muy importante. Sin embargo, puedes aportar una pequeña ayuda a tu cuerpo en esta labor. Estas son algunas maneras sorprendentes para ayudar a tu organismo a mantenerse libre de gérmenes.

Nuestras 6 maneras de aumentar tu inmunidad, ¡vamos a ello!

Ríe siempre que puedas

1. Ríe

Cuando se comparten el buen humor y la risa, las personas se unen, incrementan la intimidad y, por supuesto, contribuyen al estado de felicidad. Además, la risa fortalece el sistema inmunológico, aumenta la energía, disminuye el dolor, protege contra los efectos del estrés y mucho más. Y nuestra recomendación es que te rías sin moderación.

La risa ayuda a mantener el equilibrio emocional, nos mantiene más relajados, aumenta la autoestima y el alto astral. Sonreír rejuvenece y aumenta la longevidad, ya que mueve la musculatura de la cara, ayudando a mantener la elasticidad de la piel.

Dar buenas risadas ayuda además en el buen funcionamiento del sistema cardíaco. Cuando sonríes, tu flujo sanguíneo aumenta, ayudando en el control de la presión arterial y protegiendo contra ataques cardíacos y otros problemas cardiovasculares.

La risa eleva el nivel de anticuerpos y leucocitos, que atacan y matan las bacterias y los virus. 

La risa eleva el nivel de anticuerpos y leucocitos, que atacan y matan las bacterias y los virus. Es cierto: ¡las personas que disfrutan de la diversión y que a menudo se ríen son menos susceptibles a los resfriados!

Crea oportunidades para reírte. Ve películas de comedia, conciertos de stand-up, busca personas y ambientes divertidos. Una dosis diaria de sonrisa es contagiosa, puede cambiar tu vida y mejorar tu salud. ¡Comparte tu felicidad!

Diviértete cantando

2. Canta

¡No importa quién o dónde estés, puedes aprovechar los muchos beneficios de la música cantando algunas canciones! Canta dondequiera que estés.

Cantar es bueno para el cerebro y puede hacer que te sientas mejor, libera endorfinas, hormonas que producen placer, simultáneamente a la oxitocina, hormonas que disminuyen el estrés y la ansiedad.

La oxitocina también disminuye los sentimientos de depresión y soledad, haciéndonos sentir más conectados al mundo, ¡y es precisamente por eso que cantar con otras personas es aún mejor!

Cantar también requiere profunda concentración en la respiración, que funciona en grandes grupos musculares en la parte superior del cuerpo y es ideal para la salud pulmonar y cardiovascular.

Créase o no: un estudio realizado en un coro alemán reveló que cantar activa el bazo, ayudando a aumentar la concentración de anticuerpos en la sangre.

Azucar - endulza pero no ayuda

3. Corta el azúcar

Esta es otra razón para consumir menos azúcar y además una de las 6 maneras inteligentes de aumentar tu inmunidad, esto porque su consumo puede reducir su capacidad para combatir los gérmenes. 

Sólo 10 cucharadas (té) de azúcar, o la cantidad incluida en dos latas de refresco (de 330 ml) sabor a cola, dañan la capacidad de los leucocitos para desactivar o matar las bacterias.

El azúcar es una adicción para muchos - y los dulces son verdaderas tentaciones. Sin embargo, el consumo excesivo y rutinario de alimentos azucarados puede ser perjudicial para la inmunidad. Evitar el consumo constante de este ingrediente puede evitar que el cuerpo sufra procesos inflamatorios, a veces derivados del exceso de sacarosa en el organismo.

Una manera eficiente de reducir el consumo de dulces y fortalecer la inmunidad es agregar más frutas a la dieta, en particular las frutas rojas, ricas en antioxidantes y de fuerte acción antiinflamatoria.

Del lado opuesto puedes descubrir los 8 alimentos básicos para aumentar la inmunidad.

Reishi - propiedades sorprendentes

4. Come setas Reishi

Este hongo relativamente raro, adaptógeno y tónico general, se ha utilizado durante miles de años para beneficiar al sistema inmunológico.

El Reishi es conocido por sus propiedades antioxidantes ayudando a combatir los síntomas de la vejez, regulando una buena función del hígado y protegiendo el cuerpo del estrés físico. Se ha constatado que los antioxidantes combaten el proceso de oxidación que conduce a la muerte celular.

Los hongos Reishi crecen como parásitos en muchos árboles en el este de Asia y América del Norte. Aunque existen diferentes tipos de Reishis, la variedad roja es la medicinal más potente y tiene el mayor efecto positivo sobre la salud.

No esperes encontrar reishis frescos en el mercado, pero están disponibles en forma de suplemento.

Cítricos - excelentes aliados

5. Consume cítricos diariamente

El consumo de cítricos es una de las 6 maneras inteligentes de aumentar tu inmunidad y teniendo en cuenta que tu organismo no puede almacenar vitamina C, es necesario reponerla todos los días. 

Esta vitamina, esencial para un sistema inmunológico saludable, se encuentra en las concentraciones más altas de naranja, limón y mandarina. (Opciones no cítricas riquísimas en vitamina C: acerola, anacardo, guayaba.)

Además de su riqueza en vitaminas, los cítricos están igualmente llenos de poderosos agentes protectores: los antioxidantes. Estas sustancias naturales actúan en defensa de nuestro organismo combatiendo los excesos de radicales libres, elementos altamente reactivos responsables de numerosos daños a nivel de las células. Esta acción protectora ayuda a prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades, pero también a luchar contra el envejecimiento del organismo.

Especias - para todos los gustos

6. Pon más sabor en tu comida

Muy común en los restaurantes de todo el mundo, las especias son los protagonistas para dar más sabor a los alimentos y el toque especial en la receta. Pero además de agudizar el paladar, también son buenas aliadas a la hora de fortalecer el sistema inmunológico.

Los condimentos pueden utilizarse con frecuencia en la alimentación, ya que son importantes sustitutos para la mayoría de las especias listas ricas en sodio. Ellos combaten los radicales libres, impiden la oxidación de las células y con eso previenen contra el envejecimiento precoz, estimulan la digestión, ayudan en la función hepática, además de tener propiedades diuréticas, entre otros beneficios.

Muchas hierbas y condimentos populares son antibióticos naturales, lo que significa que luchan contra las bacterias que no deben estar en su cuerpo. Algunas opciones excelentes incluyen pimienta de Pascua, ajo, orégano y albahaca.

Además, las especias deshidratadas son aún opciones prácticas para el día a día en la cocina y no pierden nutrientes y antioxidantes cuando sufren el proceso de retirada de agua. De hecho, el proceso de deshidratación se hace para aumentar la conservación de la hierba, haciendo que dure más para consumo, ya que la presencia de agua acelera la putrefacción de la especia, ya que es natural.

Además de estas 6 maneras inteligentes de aumentar tu inmunidad, sabes que es importante respaldarla a través del consumo de suplementos 100% naturales como los que encuentras en InmunizateYA. ¡Anímate a conocerlos!

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu opinión abajo en los comentarios. Esto nos ayuda a traerte contenido de valor.

Los 8 alimentos básicos para aumentar la inmunidad

El tipo de alimentación y los alimentos que ingerimos tienen relevancia en nuestro bienestar. Desde InmunizateYA te indicamos los 8 alimentos básicos para aumentar la inmunidad.

Alimentos saludables

Seguir una dieta correcta nos puede ayudar a minimizar el riesgo de contraer diversas infecciones, por eso que en la batalla por disfrutar de una vida saludable es recomendable hacer todo lo posible desde una base preventiva. Y una alimentación saludable puede ser una manera extraordinaria de conseguirlo.

Además de detallarte a continuación los 8 alimentos básicos para aumentar la inmunidad también puede interesarte conocer cómo reforzar el sistema inmune de manera natural. Aquí está lo que comer para fortalecer tu inmunidad.

Refuerzo inmune con alimentos: productos recomendados

1. Carnes blancas (aves)

Las carnes blancas ofrecen grandes beneficios. No sin razón pedimos caldo cuando estamos enfermos. La carne de ave es fuente de hierro, fósforo y vitaminas del complejo B ya que contiene vitamina B6, que desempeña un papel importante en el proceso de creación de glóbulos rojos nuevos y saludables.

En general, el consumo de carnes blancas, disminuyen el colesterol LDL (usualmente llamado “colesterol malo”). En particular, el Omega 3, además de colaborar con dicha disminución sin alterar la cantidad de HDL (“colesterol bueno”), tiene la capacidad de disminuir la inflamación ya la tendencia a la coagulación.

Por otro lado, el caldo cocido con carne de aves, contiene gelatina y condroitina para apoyar la inmunidad.

Nosotros recomendamos el consumo de carnes blancas siempre y cuando se compre en un lugar que exija control de calidad en todos sus productos.

2. Cúrcuma

La cúrcuma posee múltiples beneficios para nuestro organismo ya que posee innúmeras propiedades nutricionales (antibacterianas, antioxidantes, antiinflamatorias y digestivas).

Es una planta con características medicinales, la Cúrcuma longa (pertenece al mismo grupo que el jengibre), de la que realza en su raíz el color amarillo intenso o naranja. Cuando esta raíz la transformamos en polvo la denominamos como colorante alimentario o simplemente condimento.

Es un condimento que amas u odias el sabor. Si perteneces al primer grupo, es bueno para tu organismo y te animamos a que lo consumas con regularidad.

La cúrcuma se conoce desde hace años como un agente antiinflamatorio eficaz y la curcumina que contiene es un potenciador inmunológico y un producto antiviral potencialmente eficaz.

3. Nueces

Muy apreciadas entre nosotros, las nueces son un excelente alimento para incluir en la alimentación diaria.

Una alimentación rica en nueces puede reducir la inflamación arterial porque este fruto es particularmente rico en arginina. La arginina es un aminoácido necesario en la producción de óxido nítrico, un compuesto que ayuda a relajar y dilatar las arterias y otros vasos sanguíneos, promoviendo una buena circulación sanguínea.

Las nueces son ricas en vitamina E, un poderoso antioxidante, importante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Además, es una vitamina soluble en grasa. Un adulto debe tomar una dosis diaria de 15 g de vitamina E - es suficiente comer media taza de nueces para cubrir esta demanda en un 100%.

Por otra parte, y al igual que el vino, las nueces también son ricas en polifenoles, que pueden tener efectos beneficiosos a nivel celular, previniendo su envejecimiento. Las nueces son una fuente importante de minerales como potasio, magnesio, calcio, y de vitaminas del complejo B. En comparación con algunas leguminosas, las nueces contienen hasta valores superiores de vitaminas.

4. Yogur

Además de ser delicioso, el yogur es muy bueno para nuestro organismo.

El yogur proporciona varios beneficios para la salud, ya que es rico en nutrientes y contiene bacterias que ayudan en la digestión y aumentan la inmunidad del organismo.

Además, muchos yogures a la venta son elaborados con "cultivos vivos", aunque no siempre figure en la etiqueta. Los yogures contienen bacterias vivas que son buenas para el sistema digestivo, como los Lactobacillus bulgaricus y los Streptococcus thermophilus. Los yogures probióticos presentan un cultivo de bacterias ligeramente diferente, destinado a restablecer el equilibrio natural de la flora intestinal.

En general, es una buena fuente de proteínas, vitaminas del complejo B y calcio, pero su perfil nutricional varía según el tipo de leche utilizada en la preparación, los métodos de producción utilizados, los ingredientes añadidos a su fórmula y la cantidad de grasa.

Evite los productos con sabor que contengan azúcar. Es mejor añadir frutas al yogur que almacenar un producto perjudicial para la salud.

Algunos yogures también contienen vitamina D, que fortalece las defensas naturales del cuerpo contra enfermedades.

5. Cítricos

Si piensas que son solo una buena fuente de vitamina C, te equivocas. Los cítricos hacen más por tu salud de lo que crees.

Los cítricos son ricos en vitamina C, una valiosa fuente de antioxidantes. Las frutas cítricas poseen una amplia gama de nutrientes y propiedades importantes para el buen funcionamiento del organismo y para la capacidad total del sistema inmunitario, que siempre se beneficia cuando se consumen este tipo de frutas.

Una de las principales características de estos frutos es la cantidad de fibra que aportan y que hace que sean los mejores aliados para el mantenimiento de una dieta saludable.

Por ejemplo, una naranja mediana contiene 2,3 gramos de fibra (mayoritariamente soluble), lo que equivale a casi el 10 % de la dosis diaria recomendada (que en el caso de las mujeres es de unos 25 gramos de fibra por día). Además de la salud intestinal, la fibra todavía tiene el “poder” de aumentar la saciedad y mantener los niveles de colesterol bajos.

También es importante destacar la presencia del potasio en los cítricos, un mineral fundamental para los músculos y que también tiene un papel protector en el corazón

Los cítricos son una fuente esencial de nutrientes para personas que entrenan regularmente.

6. Brócoli

Esta es una de las verduras más saludables que puedes poner en el plato, además de ser una delicia, el brócoli es un gran aliado de nuestra salud.

Este alimento tiene un destaque especial en esta lisa de los 8 alimentos básicos para aumentar a inmunidad

Los brócolis pertenecen a la familia de los crucíferos, junto con la coliflor, el repollo, el berro y la col. Es un alimento bastante nutritivo, siendo una buena fuente de fibras y proteínas, además de tener hierro, potasio, calcio y magnesio. Y también posee vitaminas A, C, E y K.

Por desgracia, cocinar brócoli hace que pierda muchas de sus propiedades, así que es mejor cocinarlo al vapor que tradicionalmente.

Contiene antioxidantes que protegen las células contra los radicales libres, lo que contribuye a retrasar el envejecimiento y ayuda a prevenir diversos problemas de salud. Además es reconocida por ser una hortaliza poco calórica (en 100 g de esta hortaliza cocida hay cerca de 35 kcal).

7. Ajo

El ajo es utilizado como respaldo para una inmunidad fuerte en todo el mundo. Además de su uso en la cocina, el ajo puede ayudar a prevenir y tratar diversas patologías.

Los beneficios del ajo se conocen desde hace miles de años. En la Antigüedad, los constructores egipcios lo consumían para obtener fuerza y resistencia. Louis Pasteur investigó sus propiedades antibacterianas, y varios médicos lo usaron para tratar heridas en las dos guerras mundiales.

La mayoría de los beneficios del ajo provienen de los más de 100 compuestos de azufre que contiene.

Cuando el bulbo es aplastado o masticado, la aliina - uno de los compuestos sulfúricos - se convierte en alicina, la sustancia química responsable del olor y los efectos beneficiosos del ajo.

Por otro lado debemos saber que la cocción del ajo inhibe la formación de alicina y elimina algunas de las otras sustancias químicas terapéuticas.

Muchos estudios de investigadores, están poniendo más énfasis en su potencial para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer.

El uso abundante de ajo en España e Italia explicaría en parte por qué estos países presentan una incidencia tan baja de endurecimiento de las arterias (aterosclerosis).

Varios estudios sugieren que el ajo puede prevenir enfermedades cardíacas de diversas maneras. El ajo, por ejemplo, haría menos probable la agregación de las plaquetas y su adherencia a las paredes de las arterias, reduciendo la posibilidad de un infarto de miocardio.

8. Jengibre

El jengibre es otro ingrediente que apoya la inmunidad. Es un alimento termogénico, que entre sus muchas cualidades, proporciona beneficios para el sistema digestivo, respiratorio y circulatorio.

El jengibre presenta una sustancia llamada gingerol, dotada de propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas que protegen nuestro organismo.

El gingerol es responsable del sabor picante del jengibre que ayuda a reducir la inflamación y también alivia el dolor de garganta

Sus amplias propiedades terapéuticas se deben a la acción conjunta de varias sustancias, principalmente encontradas en el aceite esencial del jengibre, rico en los componentes medicinales cafeno, felandreno, zingibereno y zingerona.

Siendo el jengibre rico en sustancias termogénicas estas consiguen activar el metabolismo del organismo y además potenciar la quema de grasa corporal.

La raíz está compuesta por vitamina B6, así como por los minerales potasio, magnesio y cobre, pero tales propiedades se vuelven poco relevantes teniendo en cuenta el consumo diario de la planta. Como se trata de una especia, bastan pequeñas cantidades de jengibre en el té o preparaciones culinarias para aromáticas.

Desde Inmunizate YA, te recomendamos activamente la ingesta de estos 8 alimentos básicos para aumentar la inmunidad y adicional a esto recuerda que siempre puedes contar con la suplementación de nuestros productos.

Nuestro equipo de científicos trabaja diariamente en los laboratorios de Estados Unidos para poder traer, hasta la puerta de tu casa, una amplia gama de suplementos con un 100% de garantía de satisfacción.

Y si algo podemos resaltar como Distribuidores Oficiales Independientes de 4Life Research para Europa es que nuestros suplementos son 100% naturales, creados en base a una rigurosa investigación, libres de químicos y protegidos por más de 40 patentes mundiales.

Si consideras otros alimentos además de los 8 que te hemos presentado, déjanos tu opinión sobre este tema en los comentarios abajo.

Inmunidad Eficaz con Factores de Transferencia

Cuando deseamos mantener una inmunidad eficaz, la naturaleza nos ofrece los Factores de transferencia. Lee este artículo hasta el final para entender su importancia.

Nuestra salud se ve afectada directamente por el sistema inmunológico. Un sistema inmunológico sano y equilibrado es esencial para la capacidad del cuerpo de defenderse de las infecciones.

"Nuestra capacidad para crear un sistema inmunológico saludable
representa el mayor potencial para la salud humana"

Willian J. Henen, Ph.D.

En InmunizateYA entendemos que la naturaleza es inteligente y cuando un bebé (o cualquier mamífero) es amamantado por su madre, le está transfiriendo su información inmunológica.

Para ello utiliza unas moléculas diminutas llamadas “Factores de Transferencia” que se encuentran en el calostro materno.

Los Factores de Transferencia han sido catalogados como uno de los mayores descubrimientos de la ciencia realizado por el Inmunólogo Henry Sherwood Lawrence en el año 1949.

Dr. Henry Sherwood Lawrence

El descubrimiento de H. Sherwood Lawrence

El Dr. H. Sherwood Lawrence descubrió que la respuesta inmune se puede transferir de un donante a un receptor inyectando extractos de glóbulos blancos. Se encontró que el extracto contenía factores capaces de transferir inmunidad del donante al receptor. Lawrence llamó a esta sustancia factor de transferencia, un término que ahora usan los científicos.

Representan ocho aminoácidos diferentes, que pueden combinarse para formar miles de millones de factores de transferencia diferentes.
Estas diminutas moléculas solo contienen la esencia de la información inmunológica lo que dota a nuestro organismo de una inmunidad eficaz.

Esto hace con que los factores de transferencia sean idóneos cuando pretendemos reforzar el sistema inmune de manera natural.

El factor de transferencia no causa reacciones alérgicas y no están destinados para especies específicas. Esto significa que el factor de transferencia producido por una vaca tiene el mismo efecto en los humanos que tendría en otra vaca.

The New York Times llamó a Lawrence "un pionero de la inmunología" y "experto en enfermedades infecciosas" y dijo que "su investigación ha provocado grandes avances en el campo de la inmunología".

La Academia Nacional de Ciencias lo recuerda como "un distinguido médico, maestro y pionero de la investigación inmunológica mediada por células".

Puedes consultar la historia del Dr. H. Sherwood Lawrence en Wikipedia.

Estudios científicos sobre los Factores de Transferencia

Desde su descubrimiento en 1949 han sido muchos los estudios realizados en todas las líneas de investigación sobre los Factores de Transferencia.

A media que se han ido concluyendo las investigaciones, más relevante se ha mostrado la relación de los Factores de Transferencia con un sistema inmunológico eficaz.

Los Factores de Transferencia, han mostrado la capacidad de aumentar el coeficiente de inteligencia del sistema inmune permitiendo que este pueda, reconocer, responder y recordar:

La inmunidad eficaz con Factores de Transferencia está contrastada por los más de 42.000 estudios científicos y estudios realizados por la ciencia desde el descubrimiento del Dr. Lawrence.

Extracto de la búsqueda sobre Factores de Transferencia

Consulta todos los estudios sobre los Factores de Transferencia en la Biblioteca Nacional de Medicina

¿Dónde podemos encontrar Factores de Transferencia?

A través de los años de investigación se ha determinado que las fuentes más importantes de Factores de Transferencia, las encontramos en el calostro de vaca y en la yema de huevo.

Además de elevados costes, los procesos de extracción, únicamente de las moléculas de transferencia, son sumamente complicados porque requiere aplicar conocimientos en bio y nanotecnología, entre otros.

El laboratorio 4Life Research en Estados Unidos, es reconocido como el más importante en este campo, poseyendo más de 40 patentes internacionales, que engloban no sólo los descubrimientos que han realizado, como también los procesos de extracción y composición de los productos que fabrican de los que InmunizateYA es Distribuidor Oficial Independiente para España.

Cuando consumes productos 4Life Transfer Factor, tienes la garantía y seguridad de consumir productos testados, comprobados científicamente, productos de calidad respaldados por sus patentes.

Extracto de la búsqueda sobre las Patentes registradas por 4Life Research

Puedes consultar todos los registros de patentes 4Life en Google Patents

No dejes de visitar nuestra web inmunizateYA y descubrirás que todos nuestros suplementos incluyen los más altos porcentajes de Factores de Transferencia dirigidos a mantener un sistema inmunológico fuerte, sano y equilibrado.

Si deseas ampliar tus conocimientos sobre la importancia de los factores de transferencia en nuestra salud, contáctanos a través de la web.

Ayúdanos a mejorar. ¿Qué te ha parecido este artículo? Déjanos tu opinión abajo.

Los 4 pilares para mantener la inmunidad al día

De sobra conocidos estos son los 4 pilares que te permitirán mantener la inmunidad al día; El ejercicio físico regular, la reducción del estrés, el sueño reparador y una dieta equilibrada son importantes para que nuestro sistema de defensa funcione con normalidad.

Responsable de las defensas naturales del cuerpo, el sistema inmunológico se ha convertido en el foco de atención en momentos de coronavirus.

Según expertos internacionales, son esos cuatro los pilares de una "buena inmunidad", que nos permiten reforzar el sistema inmune de manera natural.

Esto se debe a que todavía no tenemos medicamentos ni vacunas que nos protejan de este nuevo virus, conocido como covid-19, por lo que luchar contra él depende de la capacidad inmune de cada persona para responder al mismo de forma eficaz.

Por lo tanto, incluso si no se puede evitar que alguien sea infectado o atacado por el virus, una óptima inmunidad es esencial para ayudar a combatir la infección y restaurar la salud de las personas afectadas.

Pero, según los mismos expertos, también nos enfrentamos a otra batalla más silenciosa como es la “falta de información coherente”

El principal malentendido de las personas es la suposición de que podemos "elevar la inmunidad".

En realidad, no podemos “elevar la inmunidad” sin embargo podemos aumentar el coeficiente intelectual de nuestro sistema inmunológico aumentando de esta forma la capacidad de respuesta del mismo.

Muchas veces se confunde el término “inmunidad alta” con una hiperactividad del propio sistema inmune

Podemos encontrar inmunidad normal o inmunidad baja por algún problema de salud que afecta a la persona, como pueden ser enfermedades o también la utilización de medicamentos inmunosupresores (que reducen o debilitan la acción o eficiencia del sistema inmunológico, usados, por ejemplo, cuando el paciente se somete a un trasplante de órgano). 

A nivel de covid-19 y de forma a simplificar la invasión de este virus, podemos decir que las personas que mantienen una inmunidad normal, tienen el riesgo de contraer la infección y desarrollar los síntomas. Quien tiene inmunidad baja, incluyendo los ancianos, debido a que su sistema inmunológico ya ha envejecido, tienden a presentar síntomas más graves a causa del virus.

El virus Covid-19 afecta directamente a los pulmones

Importancia de los cuatro pilares

¿Por qué son tan importantes estos cuatro pilares?

Cada uno de ellos tiene un efecto diferente sobre la función del sistema inmunológico.

Pero para poder hacer esto, debemos comprender primero el sistema inmunológico y sus funciones.

A grandes rasgos, es un grupo de células, tejidos, órganos y moléculas complejas que realizan funciones específicas en sinergia para neutralizar virus, bacterias, hongos y parásitos antes de que sean letales.

Ante las nuevas amenazas, el organismo debe empezar de cero y desarrollar las capacidades de defensa necesarias. Pero para los virus, este proceso suele ser más lento que la velocidad a la que el microorganismo se multiplica e infecta las células.

Renato Astray, inmunólogo del Instituto Butantan, dice: "En este desafío, el progreso del oponente es más rápido que la capacidad del sistema inmunológico para desarrollar un mecanismo de acción contra él". Sin embargo, esto no significa que la batalla fracasará. Con el tiempo, el sistema inmunológico encontrará una solución a la amenaza, al igual que a la epidemia de este coronavirus.

El cuerpo tiene diversas barreras de protección para evitar la entrada de patógenos.

Cómo funciona el sistema inmunológico

El cuerpo humano tiene diversas barreras para evitar la entrada de patógenos, porque este microorganismo puede afectar nuestra salud.

Pueden ser mecánicas, como la piel, microbiológicas, como la flora de bacterias en el intestino, o químicas, como la saliva del estómago o enzimas presentes en el jugo gástrico.

Si los cuerpos extraños pueden superar estos obstáculos, entonces el sistema inmunológico debe protegernos.

• Defensas

Todas las personas nacen con defensas naturales contra los invasores. Esta es la llamada respuesta inmune innata: cuando una célula detecta que ha sido infectada y envía una señal química para advertir al cuerpo de un ataque, la respuesta se activa automáticamente.

Esto hará que otros mecanismos de activación celular reduzcan su sensibilidad a las infecciones y activen el sistema inmunológico para activar células específicas que combatan a los invasores.

Estas células son producidas continuamente por la médula ósea, es decir, hechas por células madre en las primeras etapas de desarrollo, y tienen el potencial de transformarse durante el proceso de diferenciación para lograr funciones específicas.

De esta manera, las células madre se convierten en leucocitos - o glóbulos blancos -, que actúan en nuestro sistema inmunológico. Una elevación en la cantidad de leucocitos en el análisis de sangre es indicio de una infección. Si está por debajo de lo normal, su sistema inmunológico está debilitado.

• Neutrófilos

Los neutrófilos son el tipo más numeroso de glóbulos blancos y son la primera línea de defensa del cuerpo. Rodean y eliminan a los invasores a través de la fagocitosis, produciendo enzimas digestivas que destruyen los patógenos.

También envían señales químicas para reclutar más células que ataquen las amenazas. Esto crea inflamación en el área donde se encuentra el intruso. El área está llena de sangre, lo que trae más glóbulos blancos para ayudar a combatir.

• Linfocitos

Otro tipo de glóbulos blancos, los linfocitos llamados asesinos naturales (Denominados células Natural Killer en inglés) actúan principalmente sobre tumores y virus. Liberan partículas de proteína alrededor del objetivo, lo que hace que el patógeno se autodestruya. Un tercer tipo de glóbulos blancos, los macrófagos, también actúan envolviendo a los invasores en esta etapa, pero desempeña otro papel importante en la siguiente etapa de la respuesta inmunitaria.

La respuesta inmune adquirida

Cuando los invasores son agresivos, resistentes o en mayor número, esto requiere que el cuerpo produzca otro tipo de respuesta.

Después del contacto con patógenos, el cuerpo producirá una respuesta inmune adaptativa. Implica el papel de los linfocitos, células especiales que pueden resistir a los microorganismos y protegernos de las mismas amenazas durante un período de tiempo más prolongado.

Los linfocitos se almacenan en órganos como los ganglios linfáticos y el bazo, a la espera de señales de que deben actuar.

• Macófragos

Los macrófagos son una de las principales alarmas, los macrófagos capturan microorganismos o partes de microorganismos y los transportan a los linfocitos para iniciar una respuesta inmune adaptativa. Los macrófagos actúan como un puente entre las dos respuestas inmunes.

Los linfocitos comienzan a producir millones de copias de sí mismos y fortalecen el sistema inmunológico al producir anticuerpos proteicos que neutralizan los patógenos. Los anticuerpos tienen la capacidad de reconocer y unirse a los invasores, lo que puede evitar que infecten nuevas células y se multipliquen.

Los linfocitos también se dirigen a neutrófilos, macrófagos y células asesinas, son como el maestro del sistema inmunológico, lo que hace que las células inmunes se agrupen alrededor de las amenazas.

Al final de este proceso, la mayoría de los linfocitos se destruyen, pero algunos linfocitos se diferencian y permanecen en nuestro cuerpo durante varios años para formar una memoria inmunológica, si el patógeno nos vuelve a infectar hará más ágil la lucha contra el patógeno.
Esto es lo que provoca un aumento del coeficiente intelectual del sistema inmune lo que también puede realizarse a través de suplementos naturales.

Cuando se detecta la misma amenaza, las células inmunes se multiplican más rápido, poniendo así fin a la desventaja del sistema inmunológico en la competencia inicial con los invasores después de la infección, esto puede evitar que nos enfermemos o reducir los síntomas.

Por lo tanto, no somos infectados más que una vez por virus como varicela, paperas, rubéola o sarampión. Pero esto no nos impide contraer una nueva gripe, por ejemplo, porque el virus que causa la gripe es propenso a mutaciones, lo que hace que la memoria inmunológica sea inútil para las nuevas versiones.

Cómo se ve afectada nuestra inmunidad

Cuando dormimos menos o comemos mal, esto afecta la función del sistema inmunológico de diferentes maneras. Lo mismo ocurre cuando dejamos de hacer ejercicio físico o estamos bajo estrés.

Todos estos pilares son importantes, pero también la necesidad de mantener un buen sueño. Durante el sueño, la médula ósea produce la mayor cantidad de células de defensa. Los estudios demuestran que dormir menos de cinco horas por noche aumenta en cuatro veces la probabilidad de desarrollar infecciones respiratorias, como pueden ser gripe y resfriados.

Entonces, si no duermes lo suficiente, no le darás a tu cuerpo la oportunidad de recuperarse y fortalecerse.

Durante el ejercicio físico de intensidad moderada, liberamos hormonas que ayudan a regular el sistema inmunológico. Por otro lado, cuando no estamos estresados, nuestro cuerpo deja de producir sustancias que pueden dañarlo. Finalmente, a través de una dieta equilibrada, ayudamos a proporcionar energía para el funcionamiento normal de las células de defensa.

Montar platos coloridos es una actividad alegre y nutritiva

¿Pero qué es una dieta equilibrada?

En realidad, no existe ningún alimento o vitamina que combata el nuevo coronavirus. Pero, obviamente, cuando el sistema inmune está activo y saludable, ayudará a luchar contra él. Echa un vistazo a los siguientes consejos:

• Monte un "plato de colores"

En inmunizateya recomendamos consumir diez porciones al día de 80 gramos cada una, siete porciones de legumbres y verduras y tres tipos de frutas, de diferentes colores. Cada color de los alimentos refleja el tipo de micronutrientes que contienen. Te desafiamos a que montes platos con al menos 5 colores diferentes.

Cuando se trata de micronutrientes, destacan con suma importancia el zinc y el selenio.

Podemos encontrar zinc se en la carne roja y el hígado de pollo. Las ostras también son ricas en zinc.

También podemos encontrar zinc en algunos vegetales pero en menor cantidad, como los frijoles. El contenido de zinc que encontramos en los frijoles es la mitad del de la carne roja. Esta es una advertencia importante para los vegetarianos.

Encontramos selenio en las Castañas de Pará (típicas de Brasil). Dos castañas por día son suficientes. También encontramos una fuente de selenio en la harina de trigo.

Por otro lado, se recomienda comer menos carbohidratos simples, como pastas, arroz blanco, panes y tortas. Prefiera los carbohidratos "complejos", es decir, aquellos que son integrales.

Una de las peores situaciones en la alimentación en la poca ingesta de fibra. Y sabemos que los carbohidratos simples, cuando se ingieren en exceso, tienden a inducir una respuesta inflamatoria de nuestro cuerpo, lo que puede ser perjudicial si ya está combatiendo una infección.

• No te olvides de las "vitaminas antioxidantes"

Nadie duda de que las vitaminas A, C, D y E son muy importantes. Sin embargo, un detalle a tener en cuenta es que resulta inútil tomar vitamina D sin exponerse al sol. La vitamina D se activa con la exposición al sol y siendo una vitamina liposoluble, nuestro cuerpo no la expulsará si se toma en exceso. Al contrario, si excedemos la ingesta de vitamina C, esta si será expulsada a través de la orina.

Siempre es recomendable respaldar nuestra necesidad de vitaminas con una suplementación adecuada que nos permitan respaldar en casos de una alimentación poco equilibrada.

• Cuida tu intestino

Muchos estudios han demostrado que la flora intestinal tiene un impacto en nuestra inmunidad: en nuestros intestinos habitan 100 billones de especies diferentes de bacterias. En este sentido, reforzamos la importancia del consumo de fibra.

"Desafortunadamente, no prestamos mucha atención a esto".

El científico jefe del proyecto, Daniel McDonald, dijo que un estudio a gran escala realizado en los Estados Unidos, "American Gut Study", mostró que las personas cuya dieta contiene más alimentos de origen vegetal tienen una actividad microbiana más diversa.

• Mantén un bajo consumo de alcohol y sodio

El alcohol y el exceso de sal pueden dañar el sistema inmunológico. Debe moderarse su consumo.

Según una encuesta realizada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, beber en exceso puede dañar la capacidad del cuerpo para resistir las infecciones virales (especialmente el sistema respiratorio), inhibiendo así la función de las proteínas responsables de la regulación del sistema inmune.

Como distribuidor oficial independiente de 4life en España, en Inmunizate Ya nos ocupamos de traerte información de valor para que tu sistema de defensa se mantenga fuerte, equilibrado y preparado para disfrutar de un estilo de vida saludable.

Cuéntanos, ¿qué te ha parecido este post?, deja tu comentario abajo

Abrir WhatsApp
Hola, en InmunizateYa nos importa mucho la satisfacción del cliente. Por ello, estaremos encantados de contestar a tus preguntas.